BIENVENIDOS.
MUCHOS DE LOS RECURSOS HAN SIDO OBTENIDOS EN LA RED Y PUEDEN ESTAR SOMETIDOS A LOS DERECHOS DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.SI ALGUNO DE LOS AUTORES CONSIDERA ABUSIVO SU USO, NO TIENE MÁS QUE PONERSE EN CONTACTO CON LA PERSONA QUE ADMINISTRA ESTE BLOG.

jueves, 16 de abril de 2015

CORTISOL ASOCIADO AL CÁNCER DE PRÓSTATA




Un grupo de investigadores de la Facultad de Farmacia y Bioquímica (FFyB) de la Universidad de Buenos Aires (UBA), en argentina, estudian la correlación entre la obesidad, el estrés crónico y los niveles de cortisol en sangre con la prevalencia del cáncer de próstata. En la Argentina la incidencia de este tipo de cáncer en 2012 se estimaba en unos 11.200 casos; a nivel mundial, 1.200.000 varones lo padecen. Mientras otros estudios han demostrado que la interacción entre eventos de vida y el cortisol influyen en el desarrollo de ciertas patologías, los investigadores argentinos fueron los primeros en demostrar que esa relación está asociada con marcadores tumorales.
El cáncer de próstata es, en la actualidad, la tercera causa de muerte oncológica en varones. Por otro lado, la obesidad abdominal tiene una alta incidencia y se asocia a distintas patologías crónicas, como la enfermedad cardiovascular, el síndrome metabólico, la diabetes y algunos tipos de cáncer dependientes de hormonas. A su vez, el estrés crónico, sufrido por gran parte de la población mundial, se correlaciona con el desarrollo de distintos tipos de cáncer. La búsqueda del mecanismo que podría estar ligando la obesidad abdominal y el estrés crónico con el desarrollo de cáncer de próstata se convirtió en una prioridad para el grupo de investigadores de la FFyB-UBA quienes examinaron la correlación entre los eventos de vida y el cortisol, con los niveles de PSA, un marcador tumoral del cáncer de próstata.
“Se desconocía qué relacionaba al estrés causado por eventos de vida sufridos por los pacientes, como la pérdida de un ser querido, enfermedades, pérdida del trabajo, entre otros, con el desarrollo de la patología. A su vez, distintas líneas de evidencia sugieren que los factores psicológicos pueden influir en la progresión y el pronóstico de algunos tumores. Hasta 2010 no había estudios específicos del efecto del estrés crónico, evaluado a través de los eventos de vida, sobre la prevalencia y la severidad del cáncer de próstata. Como existían interrogantes sin dilucidar, decidimos abordar el estudio de la posible conexión entre el estrés crónico y la obesidad y, a su vez, si estos interactúan sinérgicamente en la progresión y la gravedad del cáncer de próstata”, explica la doctora Gabriela Berg, profesora asociada del Departamento de Bioquímica Clínica de la FFyB.
La relación entre los eventos de vida y el desarrollo de cáncer no es consistente, esto puede deberse a la débil asociación entre los eventos de vida y el riesgo de padecer cáncer como consecuencia de la variabilidad de las herramientas con las que se estudian y evalúan los eventos de vida. Por esta razón, el grupo de investigadores de la UBA, liderados por la doctora Berg, contempló la posibilidad de una tercera variable, el cortisol, como mediador o moderador en la relación entre los eventos de vida y un marcador de cáncer. Así es que estudiaron el marcador de cáncer de próstata, el antígeno específico de próstata, PSA, que había sido muy poco analizado en relación a los eventos de vida.
Los investigadores argentinos desarrollan su labor en el Hospital de Clínicas José de San Martín de la UBA. Periódicamente se realizan campañas de detección temprana de cáncer de próstata, que proveen la posibilidad de un control prostático. El protocolo consiste, entre otras instancias, en realizar un cuestionario a los pacientes; se calcula el índice de masa corporal, que es un parámetro relacionado a la obesidad; se les toma una muestra de saliva y sangre, para evaluar los niveles de cortisol y PSA; y se les practica un examen de tacto rectal. A los pacientes sospechados de cáncer se les realiza una biopsia para confirmar o descartar el diagnóstico de cáncer de próstata.
Durante la campaña de 2008 participaron 4.000 hombres, de los cuales 70 fueron diagnosticados con cáncer de próstata. Para la investigación, a este grupo de pacientes con cáncer se lo comparó con un grupo control que dio negativo para cáncer de próstata y con un grupo que presentaba hiperplasia prostática benigna, un estadio previo al de este cáncer. Los tres grupos tenían en común el promedio de edad y el índice de masa corporal, de forma tal que estas variables asociadas al desarrollo del cáncer de próstata no influyeran en el estudio. Los científicos, además, aplicaron una encuesta para evaluar el nivel de estrés sufrido por los pacientes. “Fue un desafío hallar y adaptar una encuesta validada para analizar y evaluar el estrés, ya que es un parámetro altamente subjetivo. Luego de una intensa búsqueda, decidimos aplicar la encuesta validada de Holmes y Rahe, que clasifica los eventos de vida”, comenta Berg, quien además destaca la colaboración del doctor Yori Gidrón de Universidad de Bruselas de Bélgica, experto en el tema.
El cortisol es una hormona cuyo nivel en sangre aumenta cuando una persona sufre de estrés. Pero, el cortisol ha sido relegado en el estudio del estrés, y actualmente se focaliza en la importancia de la inmunidad y las citoquinas que median distintos factores con el desarrollo del cáncer. Sin embargo, existen indicios que correlacionan el incremento de los niveles de cortisol en suero, como consecuencia del estrés crónico, y el aumento de la adiposidad, hechos que no pueden dejar de ser tenidos en cuenta, ya que tanto el estrés como la obesidad están asociados al desarrollo del cáncer de próstata.
El equipo de la Universidad de Buenos Aires realizó un exhaustivo trabajo de análisis de resultados. No sólo se requirió el procesamiento de una elevada cantidad de muestras y analitos, sino que se necesitaron conocimientos del campo de la Psicología para correlacionar los eventos de vida con el desarrollo de la patología.
Los investigadores observaron un efecto moderador del cortisol entre los eventos de vida y los niveles de PSA. Entre los hombres con bajos niveles de cortisol, el número de eventos de vida se correlacionaba inversamente con los niveles de PSA, es decir, a menor número de eventos de vida, mayores niveles de PSA. Mientras que en los pacientes con altos niveles de cortisol, el número de eventos de vida se correlacionaba positivamente con los niveles de PSA.
Lo interesante es que, al no ser la obesidad una variable, dado que los grupos tenían similar índice de masa corporal, se descartaba el exceso de peso como causa del desarrollo del cáncer de próstata. Esto le otorga al nivel de cortisol una relevancia significativa respecto de su correlación con el desarrollo de la patología. Además, se observó que los pacientes con síndrome metabólico, que es un grado de resistencia a la  insulina, y niveles elevados de cortisol, habían experimentado numerosos eventos de vida, con lo cual nuevamente el cortisol estaba desempeñando un papel importante como mediador o moderador en el desarrollo del cáncer de próstata.
“Los participantes del grupo diagnosticados con ese cáncer tenían niveles más elevados de cortisol que los controles. A su vez, los pacientes diagnosticados con cáncer de próstata habían padecido más eventos de vida que se correlacionan con el cáncer de próstata a través del cortisol. Entonces en las personas con eventos de vida estresantes y que tienen niveles elevados de cortisol, probablemente éste pudiera impactar en el desarrollo de la patología”, remarca Berg.
Durante los últimos 6 años, este grupo de investigadores aportó sólidos resultados en el tema que fueron publicados en revistas internacionales con referato como The Aging Male, Psychoneuroendocrinology y The International Journal on the Biology of Stress. Esto ha significado el inicio de un tema que abre nuevas e interesantes puertas para la investigación de otros parámetros asociados al desarrollo del cáncer de próstata, una patología que afecta a un gran porcentaje de la población masculina.
“Nos resultó complejo trabajar con el “estrés” ya que es un parámetro muy subjetivo, difícil de evaluar porque no hay métodos únicos para evaluarlo, si bien las encuestas están validadas, son subjetivas. Lo relevante, según mi experiencia, es que el estrés no puede ser ignorado, sino que debe considerárselo como un factor importante para ser ligado al cáncer de próstata, más teniendo en cuenta el alto número de pacientes evaluados en el estudio. Es necesario buscar formas objetivas de analizar el nivel de estrés en el consultorio médico, para que las personas que están muy estresadas y tienen factores de riesgo, sean contenidas y tratadas de forma de disminuir esos niveles de estrés. Definitivamente, hay una relación entre el estrés y los eventos de vida, y nosotros buscamos biomarcadores que justifiquen esta relación”, concluye la profesora de la UBA.
El cáncer de próstata es una patología muy común en los hombres, afecta a más de un millón de individuos y actualmente es la tercera causa de muerte por cáncer en el mundo. El marcador específico de cáncer de próstata es el PSA (por sus siglas en inglés), una glicoproteína concentrada en el tejido de la próstata, cuyos niveles se correlacionan con el riesgo de desarrollar ese cáncer. El PSA puede elevarse en la circulación sanguínea como consecuencia de la pérdida de la arquitectura del tejido de la próstata debido al desarrollo del tumor, inflamación o trauma. Si bien se conocen algunos factores, como la obesidad y la exposición a químicos, que alteran los niveles de PSA, es necesario identificar factores de riesgo. Poco se había investigado sobre la importancia de los factores psicológicos sobre el desarrollo de esta enfermedad.
El síndrome metabólico se caracteriza por varias anormalidades metabólicas y cardiovasculares, que incluyen obesidad abdominal, resistencia a la insulina, hipertensión, alteración en los niveles de lipoproteínas y perfiles inflamatorios, y desarreglos neuroendócrinos con elevados niveles de hormonas asociadas al estrés, entre las cuales se encuentra el cortisol. Algunos estudios prospectivos han encontrado que los eventos de vida son predictores del desarrollo del síndrome metabólico. Específicamente, los factores personales son asociados con esta patología. Estos factores actuarían sinérgicamente con las hormonas relacionadas al estrés. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario